Publicado en Jugadores

Yo a ti te conozco… Ronald Gómez y el “Cholo” Simeone


En esta nueva entrega de nuestro serial de relaciones, le toca el turno al delantero costarricense Ronald Gómez, conocido en España por su paso por el Sporting de Gijón y el Hércules C.F.; y a Diego Pablo Simeone, más conocido como el “Cholo” Simeone, ex jugador, entre otros, del Sevilla F.C. o Atlético de Madrid, además de ser el actual entrenador del conjunto colchonero.

Rónald Gómez no tuvo oportunidad en el Hércules de Alicante
Rónald Gómez y el cromo de Josip Visnjic en su etapa en el conjunto alicantino.

El camino de su relación se inicia en la temporada 97/98. Ronald Gómez, tras su paso por Gijón, recala en el conjunto alicantino. Allí coincide con el mítico centrocampista serbio Josip Visnjic. Este, durante su periplo en el fútbol español, militó, además, en el Rayo Vallecano y el extinto C.P. Mérida. En este último militó en la temporada 91/92, recordada por la trágica muerte de Juanito, símbolo y leyenda del Real Madrid, que era el entrenador del club romano esa temporada. Allí, Visnjic llega a coincidir con el laureado guardameta Santi Cañizares.

Santi-Canizares-horz
Santi Cañizares y Gaizka Mendieta en el conjuto valencianista; el Cholo Simeone en su etapa como “laziale”.

Este último, tras su paso por Mérida, Celta de Vigo y Real Madrid llega al Valencia C.F. Allí, coincide con el último nexo previo al “Cholo”, que no es otro que el centrocampista bilbaíno Gaizka Mendieta. El vasco, tras sus buenas temporadas en el conjunto ché, es traspasado al conjunto “biancocelesti” de la Lazio, por una cantidad cercana a los 50 millones de €. Y es aquí donde se cierra el círculo, ya que Gaizka coincide con el aguerrido centrocampista bonaerense en su penúltima temporada en la capital italiana, antes de su vuelta al Atlético de Madrid.

Anuncios
Publicado en Jugadores

La torre gallega: Manuel Canabal


Si existe un jugador que marcase el techo a nivel de estatura en el fútbol de la comunidad gallega, ese era Manuel Canabal, gracias a sus casi 2 metros de estatura. Nacido en Forcarei, unha localidad del rural gallego que dista, aproximadamente, 43 km de la capital de la provincia de Pontevedra. Precisamente, en el conjunto granate sería donde se daría a conocer, ya que tras iniciarse en el Atlético Forcarei (el equipo de su pueblo), pasa a fichar por el Atlético Pontevedrés (por aquel entonces filial del conjunto capitalino).  Tras ir hacerse paso hasta la primera plantilla, algo que logra en la temporada 94/95, donde auguraba un gran futuro para un jugador de 20 años, las expectativas se superan y consigue atraer el interés del CP Mérida, por aquel entonces en Primera División, y al que llega tras desvincularse del Pontevedra CF (que militaba en Segunda División B).

alavés
Durante su etapa en el Deportivo Alavés.

Su andadura en el conjunto “romano” no comienza del todo bien, ya que se para la primera temporada casi en blanco, a pesar de estar cedido en el CD Leganés, por aquel entonces en Segunda División. Aún así, Canabal vuelve al club al final de temporada para intentar hacerse un hueco en la plantilla y en las alineaciones en la intentona del club de volver a Primera División (ya que había descendido la temporada anterior). Consigue asentarse y además ser parte importante del ascenso del club, ya que participa en un total de 35 partidos, consiguiendo la nada despreciable cifra de 10 goles. Estas actuaciones no pasaron desapercibidas para los clubes punteros, en busca de dar ese “pelotazo” a la hora de fichar jugadores a un coste razonable y que pudiesen llegar a ser una inversión productiva y fructífera. Por eso, el Real Madrid, presidido por aquel entonces por Lorenzo Sanz, y bajo la recomendación del entonces técnico Fabio Capello, invirtió la friolera de 800 millones de pesetas de la época (casi 4,9 millones al cambio aproximadamente).

El problema, como en su anterior etapa, fue que no logró hacerse hueco en un plantel que contaba en la delantera con jugadores como Raúl, Mijatovic, Suker y Morientes. Además, su principal valedor en el fichaje, Fabio Capello, ya no estaba en el club, ya que Lorenzo Sanz había decido apostar por Jupp Heynckes. De ahí que el club le buscase salida, y esta apareciese en la capital pucelana, donde no consigue tampoco demasiada continuidad pero aún así disputa 15 partidos. Decir de paso que esa temporada el Real Madrid resultaría ser, a la postre, vencedor de la Liga de Campeones y de la Supercopa de España, títulos que figuran en su palmarés a pesar de no haber disputado ningún encuentro de competición continental.

rayo-madrid
Con el Rayo Vallecano (izquierda) y el Real Madrid (derecha).

Después de este periplo pucelano, el club decide cederlo nuevamente. Primero recala en el Deportivo Alavés (temporada 98/99, 30 partidos y 5 goles) y durante la temporada siguiente en el Rayo Vallecano, que relanza su carrera tras jugar 33 partidos y anotar 11 goles.

Al año siguiente, el Málaga CF decide apostar por el para que actúe como recambio de la famosa “Doble D”  que formaban en la delantera dos jugadores de la talla de Dely Valdés y Darío Silva, a los que Canabal sirve de complemento y refresco, aportando su juego desde una posición más secundaria pero efectiva. En el conjunto de la Costa del Sol se asienta durante 4 temporadas, donde su cifra de partidos nunca baja de los 20 por temporada, y donde forma parte de una de las épocas más gloriosas a nivel deportivo del club malacitano, la que he tildado como “El EuroMálaga de Peiró”.

malaga
Durante su etapa en el club de la Costa del Sol.

Con 30 años, y en una etapa de su carrera en un punto alto, decide volver a casa, para sentirse importante en el club que lo lanzó, el Pontevedra CF, que tras muchos años volvía a Segunda División. De su presentación con el club granate se pueden extraer frases como “Eu non veño aquí de estrela. A Segunda é moio dura e teremos que ser un bloque se queremos salvarnos” y tras rechazar propuestas de otros clubes. Aún así, no pudo finalizar en los campos la temporada, ya que los problemas físicos no le permitieron hacerlo, concretamente un problema lumbar y de la pelvis, que le permitía incluso hacer vida normal y que se agravaba con la práctica deportiva, ya que como el mismo reconoció, era incapaz de encontrar la postura adecuada para dormir sin dolor después de los días de entrenamiento. Por eso, se despedía, entre lágrimas, en las instalaciones del Hospital Miguel Domínguez de Pontevedra, acompañado por el presidente del club granate por aquel entonces, Nino Mirón, y por el doctor Cota, que en la actualidad ejerce su profesión en el Real Club Celta de Vigo y en la Selección Española.

despedida
El día de su despedida por culpa de una lesión crónica.

Posteriormente, alejado de los terrenos de juego, Canabal participó como comentarista de los programas deportivos de la Televisión de Galicia, en los diferentes partidos que retransmitía este canal autonómico.

* Las imágenes del post tienen sus derechos de autor. Su utilización en este post no busca un interés particular, sino que sirvan de apoyo al texto en sí mismo.