Publicado en Jugadores

El Rey Mago de Oriente. Shōji Jō y su fugaz paso por Pucela


Enero del 2000. El Valladolid de Gregorio Manzano transitaba por los puestos bajos de la clasificación de Primera División. En sus filas militaban jugadores de la talla de Caminero, César Sánchez, Eusebio, García Calvo o Harold Lozano. Tras el ocaso de Alen Peternacla producción goleadora del club había caído en picado, con 16 dianas en 18 jornadas. El club decide buscar un jugador que ayude en dicha faceta y se fija en Shōji , que por aquel entonces goleaba en la desconocida Liga Japonesa. Sus 90 goles en poco más de 170 partidos, junto a su experiencia internacional (disputó la Copa Asiática ´96, los JJ.OO de ese mismo año, el Mundial de Francia ´98 y la Copa América ´99), hacían de él una apuesta tan apetecible como exótica.

jo_valladolid_blanquivioletas-com_295338516
En su debut frente al C.D. Numancia en Zorrilla.

El Yokohama Marinos,conocido por aquel entonces en España por ser el destino exótico de Julio Salinas, previo a su vuelta a nuestra liga con el Alavés, lo cedía al conjunto vallisoletano. Éste quería que se asentase en el papel de sustituto de Víctor Fernández, ya que tanto Peternac como Congo y Halilovic (los demás delanteros del club), estaban peleados con el gol. Su debut se produjo un 16 de enero de 2000, en la victoria frente al C.D. Numancia. Tras ello, se convirtió en el primer jugador japonés en disputar un partido en Primera División y el tercero en disputar un partido en alguna liga profesional, tras Sotaro Yasunaga en la U.E. Lleida y Nobuyuki Zaizen en el extinto C.D. Logroñés.

sho0002-620x801
El partido de su doblete frente al Real Oviedo, seguido de cerca por Frédéric Danjou.

Un mes más tarde, a finales de febrero, anotaría un doblete ante el Real Oviedo. Sin embargo, pocos podrían imaginar el vía crucis por el que pasaría días más tarde. Tras su vuelta a Valladolid después de acudir a la llamada de su selección, comunicó al club que tenía molestias en su rodilla izquierda. Las pruebas del club determinaron que se había roto el ligamento cruzado anterior, lo que conllevaba una operación y posterior rehabilitación de seis a ocho meses. Su padre, poco confiado, decide acudir a una consulta privada con Gérard Saillant, médico que por aquel entonces había reconstruido las rodillas de Ronaldo Nazario. Para mayor sorpresa, el médico determina que el futbolista no tenía ligamento. Sin embargo, el propio jugador salió al paso para afirmar que el problema venía de antes, de una lesión antigua de la cual no se había operado.

3858352963
Disputando un encuentro con su selección.

El club, consciente de que había recibido al jugador sin conocimiento de tal lesión, decidió que siguiese el plan de entrenamientos normal y se operase al finalizar la temporada.

Tras esto, volvió a su país, a su club de origen. Posteriormente, disputaría una sola temporada en el Vissel Kobe. Posteriormente, pasaría al Yokohama F.C. donde jugaría hasta 2006, retirándose al final de temporada.

 

Publicado en Jugadores

Yo a ti te conozco… Kasey Keller y Darío Silva


Nueva entrega de nuestro serial de relaciones. En esta ocasión le toca el turno al portero estadounidense Kasey Keller , conocido en España por su paso por el Rayo Vallecano; y a Darío Silva, ex goleador uruguayo que militó en el Málaga C.F. y el Sevilla F.C.

keller rayo-horz.jpg
Kasey Keller en su presentación con el Rayo Vallecano; De Quintana celebrando un gol con el Rayo Vallecano y presionando a Zinedine Zidane en su etapa cadista.

Kasey Keller llega a la capital de España en la temporada 1999/2000, cuando el Rayo Vallecano, por aquel entonces en Primera División, decide incorporarlo a su disciplina para competir por el puesto con Julen Lopetegui, actual seleccionador español. En su segunda (y última) temporada en el club madrileño, coincide con el central gerundense Ramón De Quintana, que volvía al club tras su paso por el extinto C.P. Mérida. Este último, tras su paso por el club rayista, ficha por el Cádiz C.F., al que también llega, en la temporada 2003/2004, el delantero ovetense Oliverio J. Álvarez, más conocido como “Oli”. Este, con anterioridad, había sido santo y seña del conjunto carbayón, coincidiendo con otro mito del conjunto asturiano como es el central soviético Viktor Onopko.

1119162407_740215_0000000001_noticia_grande-horz.jpg
“Oli” celebrando un gol con el Cádiz y en su etapa como jugador del Real Oviedo.

Tras la marcha de “Oli” al Real Betis en la temporada 1997/1998, el club decidió que su remplazo fuese Julio César Dely Valdés, veterano delantero panameño que militó hasta la temporada 1999/2000, consiguiendo un total de 39 goles en 3 temporadas. Su buen hacer lo lleva al Málaga C.F. para formar la famosa delantera conocida como “La Doble D”, junto al último protagonista, el delantero uruguayo Darío Silva. En las tres temporadas que militaron juntos, lograron la nada despreciable cifra conjunta de 70 goles entre ambos, cifra importante para los intereses del club boquerón.

dely valdes oviedo-horz.jpg
Dely Valdés en el Real Oviedo y la famosa “Doble D” celebrando un gol.
Publicado en Equipos

El gran Oviedo de los 90


En estos días se habla mucho de un posible amaño del Oviedo-Sevilla de comienzos de siglo. Aprovechando el tema del momento, damos un pequeño repaso a aquel conjunto azulón que se codeó entre los grandes en la década de los noventa. Tristemente, hoy en día intenta salir del pozo de la Segunda B en la que se metió a mediados del nuevo siglo, llegando, incluso, a tener que jugar en Tercera División.

Bango, Berto, Carlos y Sañudo, instituciones del club carbayón.

El comienzo de la época dorada se produce en la temporada 88/89, con el regreso a Primera División. Esa temporada empezó con mucha incertidumbre, sobre todo tras la marcha de Carlos, pichichi en Segunda la temporada anterior, al FC Barcelona (aunque acabaría en el Atlético de Madrid), unido a los pocos refuerzos, entre los que destacaban la cesión del mejicano De La Torre y del ascenso desde el filial de Ricardo González “Bango” (quien se acabaría convirtiendo en una institución en el club carballón). A pesar de este contratiempo, Vicente Miera supo sacar rendimiento a su plantilla, donde destacaban jugadores como Cristóbal Parralo, “Berto” Martínez (otra institución junto a “Bango”), Tomás González o Juan Antonio Sañudo, para firmar la permanencia con cierta tranquilidad y certificando momentos memorables, como la victoria por 1-0 en el derbi (que se celebraba 13 años después) o la goleada al Atlético de Madrid (5-2), lo que supuso la vuelta de Carlos al Tartiere, para jugar en la segunda parte, recibiendo una gran ovación a su entrada en el terreno de juego.

Equipos de las temporadas desde 1987 a 1991.

Tras esta temporada de asentamiento en la categoría, se produce la vuelta a casa del hijo pródigo, ya que Carlos abandona la disciplina rojiblanca para volver a enfundarse la casaca azulona. Además, la llegada de Jabo Irureta al banquillo, unida a una acertada política de fichajes, con las incorporaciones de Antonio Rivas, Jordi Vinyals, Nenad Gracan o Félix Sarriugarte, provocan que el club vaya ganando peso entre los grandes. Por eso, en la siguiente temporada, en la que llegan al club jugadores como Nikola Jerkan o Janko Jankovic, provoca que los carbayones se clasifiquen para la Copa de la UEFA, un hecho histórico en el club.

En la temporada del debut europeo, casi consigue pasar su primera eliminatoria, ya que gana en Oviedo al Génova 1-0 (gol de Berto), pero pierde en los minutos finales del partido de vuelta por 3-1. En liga, vuelve a la zona media de la tabla, teniendo como mayor logro la victoria por 1-2 en el Camp Nou ante el famoso Dream Team de Johan Cruyff. Entre los fichajes de esa temporada, destaca uno por encima del resto, el de Marius “La Fiera” Lacatus.

Equipos de las temporadas des 1991 a 1995.

Tras esa temporada de disfrute europeo, el club pasa ciertos apuros para lograr la permanencia (se salva por 1 punto), provocado por un bache de resultados que provoca la destitución de Jabo Irureta y la llegada de Radomir Antic, previo paso de Julio Marigil durante una jornada. Se trata de una temporada de cambios, el que se produce el paso de la entidad a Sociedad Anónima Deportiva, siendo su máximo accionista Celso González, continuando como presidente Eugenio Prieto.

En las dos temporadas siguientes, ya con Radomir Antic asentado en el banquillo, el equipo finaliza las temporadas en mitad de tabla (9º y 14º puesto respectivamente) se produce la llegada de jugadores clave como son Slavisa Jokanovic o Robert Prosinecki (como cedido) o el ascenso desde el filial de jugadores que resultarán claves en el futuro oviedista, como Oli, Mora, Iván Ania o Manel. Esta etapa se cierra con la marcha de Radomir Antic al Atlético de Madrid.

Equipos de las temporadas desde 1996 a 2001.

Con la marcha de Radomir, se vuelve a una etapa de inestabilidad en los banquillos, ya que sus inquilinos no duran más de una temporada, lo que corta el asentamiento del club fuera de zona de peligro, volviendo a luchar de nuevo por la permanencia en Primera División, tocando fondo en la temporada 97/98, con la disputa de la promoción de permanencia. A pesar de eso, al club llegan jugadores con solera en el mundo del fútbol, como son el fallecido Peter Dubovsky, el ruso-ucraniano Viktor Onopko, el ex-barcelonista Thomas Christiansen, el argentino Fernando Gamboa, el mozambiqueño Abel Xavier, el panameño Dely Valdés, el actual seleccionador portugués Paulo Bento o el argentino Roberto Pompei. Además, la cantera azulona sigue dando sus frutos, ya que salen jugadores como Esteban, César Martín, “Chino” Losada, Jaime, Dani Amieva, Sergio Boris, Geni o Idrissa Keita.

Viktor Onopko Peleando un balón con Luis Figo.

A pesar de la disputa de esa promoción de permanencia, el club salva los muebles y consigue quedarse en la máxima categoría. A pesar de eso, vuelve a jugar con fuego, ya que logra salvarse sin demasiada holgura con respecto a los equipos descendidos (sobre todo en la temporada 99/00, donde gana en la última jornada al Sevilla, descendiendo el Betis, partido del que se habla mucho estos días por un posible amaño), llegando a quemarse en la temporada 00/01. Radomir Antic, de vuelta tras no salvar al Atlético de Madrid la temporada anterior, se jugaba todo en la última jornada. La clasificación era la siguiente: los dos últimos ya descendidos matemáticamente eran el CD Numancia y el Racing de Santander. Quedaba la antepenúltima plaza de descenso por determinar, que se disputaban cuatro equipos. Con 42 puntos estaba el Real Valladolid, con 41 puntos el Real Oviedo y Real Zaragoza, y con 39 puntos y en zona de descenso, el Osasuna. El Oviedo dependía de sí mismo, para seguir en puestos fuera del peligro, que no había tocado en las 37 jornadas anteriores. Se enfrentaba al RCD Mallorca que tenía asegurado el tercer puesto, y muy lejos del subcampeonato. La victoria de Osasuna frente a la Real Sociedad y la derrota por 4-2 del Oviedo consumaba el descenso de categoría.

Cristóbal Parralo, Dani Amieva, Ivan Ania y Oli.

Tras 13 años sin pisar la categoría, el Oviedo vuelve a Segunda División, donde hizo una buena primera vuelta, y tras pasar varias jornadas en puestos de ascenso, finalmente quedó a 11 puntos de conseguirlo. La debacle llegó en la temporada siguiente, en la que tras una desastrosa temporada de sus jugadores, el club descendió a Segunda División B. Además los jugadores denunciaron al club por impago. A pesar del acuerdo entre jugadores y directiva sobre la cantidad global que percibiría la plantilla, la falta de acuerdo sobre el aval que garantizase el cobro provocó que no se retirase la denuncia de los jugadores y el club descendiese administrativamente a Tercera División el 2 de agosto de 2003, por primera vez en sus 77 años de historia.

Antonio Rivas, Félix Sarriugarte, Viti y Nenad Gracan.

A partir de ahí, se produce un cisma institucional, ya que el en medio de una gran crisis resultado de la nefasta gestión por parte de Celso González y Eugenio Prieto, el Ayuntamiento se prestó a refundar el club por medio de otro ya existente, transformando así el Astur Club de Fútbol, histórico club fundado en 1923, al que se le cambió el nombre por el de Oviedo-Astur Club de Fútbol, abreviado de forma intencional en Oviedo ACF, escudo, muy similar al del Real Oviedo, y colores, idénticos a los del Real Oviedo. Esto generó aún más tensión, ya que nadie era partidario de esta acción. Por eso, se llegó a disputar un encuentro entre ambos clubes (el Real Oviedo y el Oviedo ACF) en el Carlos Tartiere, con la mayor asistencia de la historia en un partido de 3ª División, con 16.573 espectadores. El Real Oviedo finalizó como campeón, pero falló en su intento de ascender al perder ante el Atlético Arteixo.

Ante el apoyo popular conseguido por Real Oviedo, el Ayuntamiento tuvo que rectificar su política hacia el club restableciéndose paulatinamente las relaciones institucionales. El Astur Club de Fútbol acabó recuperando sus antiguas señas de identidad, nombre, escudo y colores en 2007 acabando con el Oviedo ACF tras cuatro años de existencia.

Peter Dubovsky, Janko Jankovic y Nicola Jerkan.

Tras estas temporadas con más sombras que luces, el club asciende a Segunda División B en la temporada 08/09, después de hacer una gran campaña, categoría en la que permanece en la actualidad, esperando a que lleguen nuevos tiempos en los que el Oviedo vuelva a codearse con los grandes del fútbol español y europeo.

Diego Cervero volverá a ser el emblema azulón tras varias temporadas en el Logroñés.