Publicado en Jugadores

Volvemos con… Ángel Lekumberri


Antes de nada, daros las gracias por vuestras visitas y por vuestra interacción. Además, aprovecho para recomendaros que nos busquéis tanto en Twitter como en Facebook.

En lo que al post se refiere, hoy me centraré en un  jugador clásico, regular, de los que no destacaba como una estrella pero que siempre aportaba en sus clubes. Ese jugador es Ángel Lekumberri (21 de enero de 1970, Pamplona, Navarra), un centrocampista de corte defensivo que llegó a disputar un total de 7 temporadas en Primera División.

A pesar de ser Pamplona, sus inicios futbolísticos conocidos nos llevan a la UP de Langreo, donde se labra un nombre que lo lleva a fichar por el filial del Athletic de Bilbao en 1991. En los cachorros de Lezama sigue con su progresión hacia la élite, disfrutando de continuidad en cada una de las tres temporadas que milita en el filial del conjunto bilbaíno (nada menos que 111 partidos y casi 10.000 minutos disputados). Su buen hacer lo lleva a dar el salto a la SD Compostela, que por aquel entonces militaba en Primera División.

lekumberri con lardín-horz
Lekumberri en su etapa en la SD Compostela. Con Jordi Lardín (izquierda) y Óscar García (derecha).

En el conjunto de la capital de Galicia sigue gozando de una gran regularidad, demostrado en que desde el primer momento se trata de un jugador que goza de una media de 87 minutos en los 36 partido de liga que disputa, lo que provoca que su progresión futbolística siga su proceso.

Con la SD Compostela le tocó vivir los buenos momentos del club gallego en la élite, donde compartía vestuario con jugadores como los ya posteados “Tato” Abadía, Kostas Salapasidis, Nacho, Javier Bellido, Villena y “El Chopo” Tocornal; y los no tan buenos, ya que en la temporada 97/98 le tocaría sentir el amargo sabor del descenso a Segunda División. Las dos siguientes temporadas sigue en el club, disfrutando de 21 y 38 partidos respectivamente, pero decide abandonar la entidad para irse al club de su tierra, el CA Osasuna.

lekumberri con raúl-horz
En su etapa como jugador “rojillo”.

En el conjunto pamplonica, al que llega con 30 años, llega para seguir con la tónica de su carrera, ser un jugador utilizado por todos los entrenadores y en la que siempre aporta, un jugador de club. A pesar de eso, va perdiendo peso a nivel de minutos en el campo, ya que sus medias bajan considerablemente. Esto, unido a su edad, lo lleva a dar un último paso dentro del fútbol profesional, fichando por el Levante UD, donde tampoco goza de demasiado protagonismo pero que forma parte de la plantilla que logra el ascenso a Primera División en la temporada 03/04.

lekunberri-dejando
Sus últimas temporadas con la UP de Langreo antes de colgar las botas.

Por su parte, Lekumberri decide volver a sus orígenes, al club que lo lanza deportivamente el el mundo de fútbol, la UP de Langreo, donde disputa dos temporadas hasta su retiro en 2006.

Después de colgar las botas, sigue ligado al mundo del fútbol como miembro del cuerpo técnico de las categorías inferiores del CA Osasuna. Pero desde el año 2013 se le ha perdido la pista dentro del mundillo (siento no encontrar más información sobre él).

lekumberri saque de honor
El día de su homenaje con la SD Compostela.

* Las imágenes del post tienen sus derechos de autor. Su utilización en este post no busca un interés particular, sino que sirvan de apoyo al texto en sí mismo.

Publicado en Jugadores

El “incomprendido” Kostas Salapasidis


Nacido el 1 de Julio de 1978, en Melbourne, Australia. Se trata de uno de los poco futbolistas de las Antípodas, junto con John Aloisi o Aurelio Vidmar, en jugar en la liga española.

El pequeño Kostas fue el niño más raro de cuantos habitaban el barrio griego de Melbourne, ya que mientras el resto de sus amigos practicaban el fútbol australiano o aprendían a tocar el didgeridoo al salir del colegio para integrarse en la cultura de Australia, el bueno de Kostas hizo caso a sus genes y a su apellido y se dedicó a un deporte tan minorizado en Australia como es el soccer.

Sea como fuere, el chaval fue creciendo y se le veían ciertas maneras de futbolista aprovechable. Entro, así, en el equipo juvenil del Wollongong City Wolves y, al poco tiempo, fue convocado con la selección juvenil ante la alarmante falta de delanteros y criterio del seleccionador. Ante esto, podemos decir que Kostas es el paradigma del jugador que vivió toda una carrera de las rentas de un sólo partido, ya que en el Mundial Sub 20 celebrado en Malasia en 1997, no se le ocurrió otra cosa mejor que hacer que endosarle 4 goles para derrotar a la selección Argentina, a la postre campeona, donde ya destacaban jugadores como Leo Franco, Pablito Aimar, Leo Scaloni o Riquelme, entre otros.

Al regresar a casa, le llovían las ofertas de otros equipos. Los directivos prefirieron esperar para sacar buena tajada, como hacen hoy en día los clubes pequeños para poder afrontar “sus” temporadas. Tanto se demoró la venta que el recuerdo de la magnífica gesta se diluyó. Y ahí es cuando entra en escena el “pintoresco” y presidente ( aún sigue!) de la SD Compostela, José María Caneda, recordado por su incidente con el “fallecido” Jesús Gil. Sagaz como un zorro, se acordó de Salapasidis en diciembre del 98 del delantero australiano, por el que pagó 100 millones de las antiguas pesetas (600.000 euros), para completar, junto a Changui, Romano Sion y Dimitri Radchenko una delantera de auténtico “lujo” para la SD Compostela.

salapasidiscuerpo_270340
El día de su presentación con la SD Compostela, con su clásico patrocinador Escuris.

La alegría de dar el salto al fútbol europeo se convirtió en frustración para el joven Salapasidis, ya que sólo consiguió marcar 1 gol en los 9 partidos que disputó aquella segunda vuelta. Peor le iría la temporada siguiente, ya que sólo disputó 65 minutos en apenas 4 partidos. La inmediata consecuencia de esto fue la salida del club compostelano hacia el Lugano suizo. Un decepcionante año en la liga helvética y otro en la segunda división griega, terminaron por demostrarle que en Europa jamás sería nadie y por eso decide regresar a su país, para finalizar prematuramente su carrera en el South Melbourne, con apenas 28 años, aquejado de una grave lesión de rodilla.

Por último, decir que de su paso por España ha dejado un bagaje cuanto menos pobre en lo que a material fotográfico se refiere, de ahí que su post cuente con pocas fotos.

* Las imágenes del post tienen sus derechos de autor. Su utilización en este post no busca un interés particular, sino que sirvan de apoyo al texto en sí mismo.

Publicado en Jugadores

Para inaugurar, un verdadero mito: “Tato” Abadía.


Para comenzar este blog dedicado a los pioneros de fútbol “modesto”, un jugador de los de antes, de los que ya no quedan: Agustín Abadía Plana, mas conocido como el “Tato” Abadía.

Nació el 15 de abril de 1962, en Binéfar, Huesca. Fue un jugador de fútbol profesional que militó en el CD Logroñés, Atlético de Madrid y SD Compostela, entre otros clubes. Actualmente es entrenador en dicha disciplina deportiva.

En su época en Logroño.

Como jugador, el “Tato” comenzó su carrera deportiva en 3ª División, en el equipo de su ciudad, el Club Deportivo Binéfar. Durante los 4 años que permaneció en la entidad, consiguió el ascenso a 2ª División “B” y llamó la atención de clubes de categoría superior.

El CD Logroñés se hizo con sus servicios. Tras 5 años en la disciplina riojana, con la cual se convirtió en uno de los referentes del equipo en el ascenso a 1ª División y logró consolidarlo en la categoría. Tras este periplo, el Atlético de Madrid se hace con sus servicios para la temporada 89-90. En esta nueva etapa, la suerte no le acompañó y solo disputó 15 partidos. Descontento ante esta situación, abandona la disciplina rojiblanca para volver a Logroño para disputar 3 temporadas más, volviendo a ser el referente del equipo. Cabe destacar el partido frente al Real Madrid, el 14 de Marzo de 1993. El Real Madrid ganaba 2-0 cuando Abadía se echó el equipo a la espalda y consiguió remontar el partido con 2 goles. Esa hazaña le valió para ser elegido en el once ideal de Europa de la semana por la prestigiosa revista francesa “France Football”.

Cromos de sus etapas en el Atlético de Madrid y Logroñés.

En la temporada 93-94, la SD Compostela se hace con sus servicios. Ayudó a que el club compostelano ascienda y se consolide en 1ª División. Tras 3 temporadas, regresa, de nuevo, al CD Logroñés. Su nueva etapa en Logroño sólo dura una temporada, volviendo a su Binefar natal, donde se retiró en el club que lo vió nacer como futbolista.

Tras estar dirigiendo en las categorías inferiores de CD Binéfar, debutó como entrenador dirigiendo al club desde 1999 hasta 2001, año en el que abandona el club. En 2002, se saca el título de Entrenador Nacional. Al año siguiente empieza a dirigir al CD Logroñés, donde disputa la fase de ascenso a Segunda División. Posteriormente, recala en el Girona FC, donde permanece hasta que es cesado.

El mismo año regresa al CD Logroñés, donde empieza como director deportivo y acaba como entrenador, tras la destitución de Quique Setién.

Con Caneda (ex-presidente de la S.D. Compostela) en el estadio de San Lázaro.

En diciembre de 2008, es nombrado entrenador del CD Calahorra, sustituyendo a Tito Bengoechea. El 26 de enero de 2011 fichó por la Sociedad Deportiva Logroñés, como sustituto de Alejandro Fernández, quedándose a las puertas de conseguir el ascenso a Segunda B en el partido de final de Promoción, perdiendo con la Gimástica Segoviana. La fantástica temporada de Abadía como entrenador, conllevó a la renovación para la campaña 2011-2012 en Tercera División. Abadía llevó a la Sociedad Deportiva Logroñés a Segunda B tras una gran campaña, acabando líder destacado de grupo y tras derrotar a la Peña Sport en la fase de ascenso. En la presente temporada está disputando la permanencia en la categoría del bronce del fútbol español.

Además de su vida futbolera,  regenta una tienda de productos ibéricos con su mujer en su ciudad natal.

El “Tato” dirigiendo un encuentro en la temporada pasada.