Publicado en Equipos

El gran Celta de las noches europeas


Aprovechando el día en el que el Celta de Vigo vuelve a Primera División, recordamos aquel Celta mágico de finales de los 90 y principios del nuevo siglo que maravilló con su fútbol a los grandes del continente europeo.

El germen de este equipo tiene su inicio a principio de la década de los 90, cuando consigue el ascenso a la máxima categoría en la temporada 91/92. En aquel equipo, formado por jugadores como Pachi Villanueva (actual entrenador de porteros), un jovencísimo Jorge Otero, el capitán Vicente Álvarez, el brasileño Fabiano Soares o Luis Dadía. Pero entre ellos sobresalía el delantero bosnio Vlado Gudelj (actual delegado), que gracias a su gran temporada se coronó como Pichichi de la categoría de plata, con 26 tantos.

Vicente junto a Maradona y Patxi Salinas.

En la temporada del regreso, con la incorporaciones de jugadores como Patxi Salinas, Santi Cañizares, Vicente Engonga, Mirolav Ratkovic o Isma Urzaiz y bajo el mando del técnico bilbaíno Txetxu Rojo, el club olívico consigue un meritorio 11º puesto, destacando por su solidez defensiva, ya que Cañizares resultó ser Zamora, junto a Paco Liaño.

Tras esta temporada, en la siguiente realiza una temporada discreta, ya que finaliza en 15º lugar. Pero su buen hacer llega en la Copa del Rey, donde llega a la final, la cual pierde, en los penaltis, contra el Zaragoza de Víctor Fernández. En esta temporada, a los jugadores ya conocidos, se incorporan otros como Stjepan Andrijasevic, Rafa Berges, Alejo Indias o el actual entrenador del FC Barcelona, Tito Vilanova.

Mazinho y Vlado Gudelj, dos símbolos del celtismo.

Tras esta temporada de sinsabores y otras varias de transición, en las que combina las temporadas tranquilas con las de máxima tensión al jugar con el descenso, llega la temporada 97/98, la de la vuelta a Europa. Acaba en 6º lugar, disputando la UEFA durante la temporada siguiente, y cuenta en plantilla con jugadores que marcarán un punto de inflexión en la historia celtiña: el estonio Valery Karpin, el ruso Alexander Mostovoi, el brasileño Mazinho (Campeón del Mundo ´94, padre del jugador del FC Barcelona Thiago Alcántara), el israelí Haim Revivo o el serbio Goran Djorovic.

Makelele y Karpin frente a Davids y Tachinardi.

En la temporada europea, realiza un gran papel al llegar a cuartos de final, donde es eliminado por el Olympique de Marsella, y eliminando a clubes como el Aston Villa, Valencia o Liverpool. En liga, alcanza un meritorio 5º puesto, que le permite disputar nuevamente competición europea. A la plantilla se unen las incorporaciones de Víctor Fernández en el baquillo, los exmadridistas Michel Salgado y Claude Makelele, el ex valencianista Juán Sánchez, Dan Eggen o Jordi Cruyff.

Mostovoi frente al Liverpool, la Juventus y el Celtic de Glasgow.

A la temporada siguiente, la última del siglo, se logra clasificar en un meritorio 7º puesto y vuelve a clasificarse para competición europea, gracias a que el Real Madrid, a pesar de acabar como 5º, gana la Liga de Campeones y disputa esa competición. En Europa empieza a sonar con fuerza su nombre, ya que demuestra un enorme poderío al derrotar por 7-0 en Balaídos a todo un Campeón de Europa como la SL Benfica, a “La Vecchia Signora” por un contundente 4-0 en Balaídos, y donde es apeado por el RC Lens.

Recorte de periódico del 7-0 al Benfica.

En la primera temporada del nuevo siglo, vuelve a clasificarse para puestos europeos (finaliza 6º en Liga) y vuelve a llegar a la final de la Copa del Rey, donde pierde, nuevamente, con el Real Zaragoza, pero esta vez por 1-3 en La Cartuja. Se trata de una temporada de sinsabores, ya que al perder nuevamente una final y al no poder acceder a semifinales al ser apeado por el FC Barcelona.

Imágenes del Celta-Aston Villa.

Tras esta temporada, en la que parece que ha llegado el cénit celeste, consigue finalizar nuevamente 5º. Aún así, la temporada más importante de la historia sería la 02/03, ya que consigue finalizar en un merecidísimo 4º lugar, lo que provoca que pueda sonar en la temporada siguiente el himno de la Champions en Balaídos. Aquí también hay que reseñar que se había producido un cambio en el baquillo, con la marcha de Víctor Fernández y la llegada de Miguel Ángel Lotina. Además, destaca la gran temporada de Edú, ya que consigue anotar 12 goles.

Portada del Marca tras el Celta-Juventus.

La siguiente temporada parecía que sería de ensueño, de grandes éxitos. Sin embargo, se convirtió en una temporada de sinsabores, ya que a pesar de dar buena cuenta de equipos como el AC Milan (0-0 en Balaídos y 1-2 en San Siro) o Ajax de Amsterdam (3-2 en Balaídos), no consigue eludir del descenso, y acaba la temporada en el pozo de Segunda División.

Jose Ignacio celebrando el 1-2 en San Siro ante Fernando Redondo.

Aquí se produce un punto de inflexión de la historia celeste, ya que a pesar de pelear por cotas mayores, y tras dos efímeras temporadas en Primera División (en la primera finaliza 5º), vuelve a la realidad de Segunda División, donde llega a pelear por eludir el descenso a Segunda División B.

A pesar de eso, y tras apostar de manera muy fuerte por la cantera para su proyecto, volverá a disfrutar de fútbol de Primera División para la temporada 2012/2013.